alegoria

 

Tronar de letras a tu espalda,

escapar de ellas no puedes.

Corres y no escuchas.

Aceleras tu ritmo inquieto.

Alegoría de una historia acuchillada,

derramando letras por doquier.

Corres y no ves.

Desorbitas tu espacio hermético.

Estrépito de sonidos en tu cabeza,

formando palabras, frases, poemas.

Te paras y respiras.

Recuperas tu aliento quiero.

¿A qué tanto correr?

 

©Lily Carmona