La culebrilla

 

Te has levantado como cada día, con esa inercia que te empuja a hacer las cosas  cotidianas sin necesidad de pensar si  te apetece hacerlas o no, lávate los dientes, dúchate, perfúmate , desayuna, arréglate y lista para comenzar  un día igual al de ayer y probablemente idéntico al de mañana.

 

Una desazón con forma de culebrilla que te recorre las entrañas, que se aloja en tu estómago y a veces te aprisiona los pulmones, es tu compañera  en ese recorrido diario; sientes que algo puede ocurrir o va a suceder, pero no puedes o no sabes definir que puede ser. Sabes perfectamente que día tras día nada sucede, pero esa desazón se impone y la culebrilla parece crecer,  se estará alimentando dentro de ti de recuerdos innecesarios y desechos acumulados que  le permiten permanecer, habitarte, tomar posesión de tu espacio.

 

Hablas con tu culebrilla, haciéndola mas y mas importante en tu vida, se esta convirtiendo en parte de ti. Ella sabe de tus miedos, de tus huidas a ninguna parte, de tus secretos nunca contados o dichos a medias y la hija de la gran p…vive dentro de ti a sus anchas, cada día mas segura de su permanencia; vamos que se ha hecho de un sofá de 4 plazas con tus tripas y de una televisión ultimo modelo donde visionar cuando le de la gana la historia de tu vida. Pero claro, solo aquellas partes de tu historia que a ella le interesan porque sabe que la harán crecer en importancia, seguro que no se recrea en los riesgos que tomaste, en la decisiones llevadas a cabo  con un par de ovarios, en los momentos de felicidad, porque esta claro que la felicidad son momentos, nunca un todo; en la sensaciones de calor y plenitud cuando te has sentido bien, claro la mamona sabe que en esos momentos ella no cuenta para nada. Y no contar para nada es algo que no le gusta a nadie, ni a las culebrillas hijas de p…

 

Casi cada día, en algún momento, te detienes como absorta  y una certeza se abre paso a través de tu todo cuerpo, desde la punta de los pies a  la cabeza o viceversa, que lo mismo da que da lo mismo y que mas te da a ti de donde salga y a donde vaya; porque a veces te da la impresión de que piensas con el culo  y cagas con la cabeza. Algo tiene que cambiar, hay algo que tienes que hacer y estas convencida de que es algo irrevocable, algo que ya tendrías que haber hecho porque el tiempo apremia, siempre apremia cuando no haces lo que tienes pendiente de hacer, cuando lo aplazas día tras día dejando que la rutina y la desazón se instalen a tu alrededor y en tu interior. Pero el día pasara y comenzaras uno nuevo idéntico, y la certeza aparecerá y será aplazada como en el anterior.

 

Seria fácil decirte que cogieras al toro por los cuernos, que hagas lo que tienes que hacer, que no te dejes vencer por una culebrilla hija de p….pero como se suele decir del dicho al hecho hay un trecho y tu vida es tuya chica. Vívela como te plazca o como puedas vivirla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *