Sabías que los días vienen y se van

y no te paraste a pensar.

Lo inmenso del abismo que nos separaba.

Lo incierto de este amor que se escapaba.

Atosigado y exhausto,

queriendo abarcar lo efímero.

Sinrazón de cordura.

Prefiero una equilibrada locura.

Un no mirar mis pies a cada paso.

Que pase un día y más días,

sin la inquietante premura.

Arrancar de mi vida el tic tac de los segundos.

Sustituirlos por el sonido de tu corazón en mis oídos.

Dejar que el sol acaricie mi cara.

Llenarme de vida.

Porque soy vida

y estoy viva.

¿ Me acompañas?.

Quiero despeinar tu pelo,

descalzar tus pies

y correr contigo.

Llevarte y que me lleves.

Jugar con tus manos.

Romper el engranaje de tu reloj.

Sonríes…

Lo has entendido.

 

©Lily Carmona