Comenzando una nueva historia…

La llave da vueltas dentro de la cerradura,  “clack”, “clack”; como cada noche está abriendo la cancela de su jardín secreto, escondido tras esa puerta blindada;  ese espacio en el que puede ser y deshacer.  Siente alivio y calma,  como si unas alargadas ramas  salieran a la entrada para recibirla en un sosegado abrazo; la levantan del suelo y las desvisten,  sus ropas de batalla, ese traje pantalón oscuro y los altos tacones, caen al suelo…quiere la libertad que le sugiere su desnudez; ni el fresco de abril la frenan.

Cruza el salón, sus andares son calmados y elegantes; descorre la cortina y la puerta de salida a la parte trasera de la casa,  donde hay un pequeño porche, arena y mar, envueltos por un cielo de atardecer rojizo. Como se conoce bastante bien, tiene una bata para cubrirse esperándola en un armario perchero.

El mar la llama, siempre lo hace y ella acude, no puede dejar de hacerlo. Sus pisadas se van marcando en la arena húmeda, siempre imagina que las deja para ser encontrada, no sería difícil si alguien realmente quisiera buscarla.

Respira profundamente y entorna los ojos para comenzar su ritual. Levanta una de sus piernas, tratando de mantener el equilibrio, pero dejando los ojos  bien abiertos, no quiere perderse el espectáculo que la vida le muestra en ese instante, quiere fundirse con ese mar azul y todo su mundo de sensaciones.

¿Podría alguien ser su amiga o enamorarse de ella sin conocer su historia?.

Le diría : – Hola… ¿crees que podremos conocernos sin contarnos nuestro pasado?.Story File

Continuará…

Texto e imagen©Lily Carmona